Location: Places >> Europe >> Spain - España >> CATALUNYA ll*ll CATALONIA >> Barcelona >> Barcelona: CULTURE >> BARCELONA STORYTELLERS
Login for full access to Couchsurfing Groups. Not a member yet? Join our community!

Tiersen Monamour
Posted March 5th, 2010 - 11:43 pm by from Barcelona, Spain (Permalink)
El bueno de Yann ha salido a escena, displicente, enojado, risueño, indefinido, claramente sin adverbios. Con un cigarrillo en la comisura dio inicio al banquete, celebro la hora en que fui invitado a comer.

El Razz cayéndose a pedazos, trozos de silencio y admiración, juramos todos ser mas los que recuerden el momento. Cruzar el charco para atestiguar un encierro no necesariamente es grato, pero si de algo sirve la textura del cuadrado bien puede ser para esperar una niña de pelo corto y sonrisa fácil, o tal vez mejor para despedir al ídolo y dejarlo caer sin que lo vea tu madre. El asombro descuaja la certeza a fuerza de golpes, la expectativa no se repite alegórica, se escapa, se fuga.

Romper el caparazón para salir, volver a entrar por miedo, silenciar para escuchar, observar para perecer con el deslumbre.

Tengo los haces azules, violetas y negros girando sobre mi, un caleidoscopio brutal golpeando el pecho, compases rebotando en el parche, un ritmo acelerado, tenaz impaciente, chirridos de violín exasperado, miel corriendo por el diapasón, un bajo en alto, tres guitarras desgarrando melodías, un charango emulando ukeleles para no molestar.

Un primer estruendo, un murmullo, la voz gala arrullando el sitio entero, quijadas caídas, ojos abiertos, frenesí desesperado por encontrar algún parangón, una cita, una bibliografía de referencia. Que grato se siente un concierto cuando escapa cualquier conceptualización, que risa el compuesto deshecho por seis tipos dando un sudor sinfónico, cataclismico, sencillamente brutal.

Cinco tipos posaron al frente en tono coral, opus escénico, canto modal, desafíos mutuos, sonrisas por detrás, desparpajo, inercia y acción. Fueron tres en un comienzo, acaso uno al leer, cinco al bajar, seis al descender.

He perdido vuestra cuenta, mi ansiosa necesidad de presencias, su imperiosa gesta en ausencia de mi capacidad, complicidades construidas sobre el vacío lleno de paz y guerra, violencia gutural, gritos, estertores, gemidos, que mas da.

Con los minutos fuimos cayendo perplejos en el éxtasi, un descontrol detenido, en movimiento, danzando un paso en fuga, una música estallando el pecho comunal. En fade fuimos entrando todos, completando los huecos de nuestra pregunta: ¿A quién me recuerda?

Hay quién asegura que el sitio estuvo plagado de fantasmas, para muchos Piazzolla oyó atento, Chopin, con un cubata, detrás, a Satie no le importó un carajo, se dedicó a bailar, Waters permaneció perplejo sin dejar entrar a más.

Te hago un mal recuerdo Yann si te escribo, también quiero sumarte a cantar, déjame que te tome por algún sitio lo que tu me has robado por asalto sin opresión, depresión la tuya, caprichosa, tortuosa, exultante, vivaz. El pecho henchido pidiendo bises, un corazón latiendo a rabiar.

Te escribo con temor una lista azarosa de gente con la que creí verte cenar, tomar unos tragos. Conexión axial, cerebros conectados en red global, para ser modernos, secuencial, como tu gadget, un rendezvous de cientos, de años, sin par. Tal vez, de pensarlo mejor, ahorre el engorro de anclar tu genio dentro de un clan familiar, prefiero dejar librado al azar la remembranza personal que supone encerrarte para verte llegar.

Entre bises y dobletes me fui silbando bajo, en medio de abrazos y una vista consternada, la concupiscente mirada gregal desorbitada por un acontecimiento póstumo, el de una misa litúrgica bestial, extraviada de toda palabra, pura creatividad.